NIÑOS QUE AYUDAN A OTROS NIÑOS.

Antonia Lafoz. Psicóloga

Para que los niños de hoy, sean personas solidarias mañana, es imprescindible que desde la Familia y la Escuela se promuevan iniciativas que les permitan tener conciencia de las necesidades de los demás, y el deseo de contribuir y de colaborar para su bienestar.

Escuchar a los niños decir con entusiasmo “quiero llevar algo para el mercadillo solidario del cole” ” Esta semana es la campaña del kilo ¿qué puedo llevar?” o “tengo que donar un juguete para….”  nos hace sentir, que al participar libremente en actos solidarios propuestos por la Escuela, nuestros hijos ya están contribuyendo a construir una sociedad basada en la justicia y en la paz.

En estas vacaciones, os proponemos inculcar a vuestros hijos el valor de la solidaridad, dirigida especialmente al ámbito de la salud.

En pleno siglo XXI,  “más de 2.000 millones de personas en el mundo continúan sin tener acceso a los medicamentos esenciales, y cada año mueren más de 11 millones de niños y niñas menores de 5 años por enfermedades prevenibles”  

Afortunadamente, desde hace unos años, la ONG Farmamundi  ha distribuido a  las Farmacias de toda España miles de  “Huchas Solidarias”, con el fin de recaudar fondos para desarrollar proyectos que puedan ayudar a aquéllas poblaciones/personas que, viviendo en condiciones precarias, necesitan de medicamentos y demás material sanitario para su supervivencia.

farmamundi

Es muy probable, que  en la Farmacia de al lado de vuestra casa o lugar de vacaciones, ya hayáis visto estas huchas solidarias y seguramente contribuido a esta gran labor humanitaria. Nos gustaría, aunque quizás ya lo hayáis hecho, que aprovechaseis esta Campaña, para fomentar el valor de la solidaridad en vuestros hijos, explicándoles a quien va dirigida y los motivos por los que deseamos contribuir a que las personas más desfavorecidas,  puedan tener acceso a la salud como uno de los principales Derechos Humanos.

     Para darle más valor a este acto solidario, se le puede proponer al niño que se prive de algo que le guste, como por ejemplo un helado, un refresco, o aquello que cada familia estime apropiado, entregándole a él ese dinero que se hubiera gastado, para que personalmente y de forma consciente, lo introduzca en la “hucha solidaria” más cercana. Es muy importante que, en ese mismo momento, se le refuerce positivamente por su esfuerzo y contribución para ayudar a que otros niños más necesitados puedan crecer de una forma saludable.

Normalmente, recordamos mejor aquéllos acontecimientos de la infancia que nos generaron alguna emoción, por lo que os animamos a que viváis con vuestros hijos la solidaridad ¡de una forma emocionante!.

 

Categorías

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies